Gracias a la ciencia hoy podemos saber muchas cosas sobre nuestro cuerpo que ni siquiera nos imaginábamos. Llama la atención recientes estudios e investigaciones que se han hecho en torno al misterioso mundo del corazón. Seguramente estos fascinantes datos te dejarán sorprendido y que bien vale la pena considerar para temas de marketing.

  1. El corazón tiene neuronas: Estudios bastante recientes revelan que el corazón tiene alrededor de unas 40,000 neuronas. Nada comparable con la cantidad de neuronas que tiene el cerebro, sin embargo, éste hecho ha resultado sorprendente y de gran interés para la neurocardiología. Sobre todo porque demuestra que el corazón es un órgano sensorial, capaz de recibir y procesar información mucho más allá de ser una simple bomba. Es decir, el corazón puede tomar decisiones funcionales de manera independiente de la corteza cerebral.
  1. El corazón tiene inteligencia: ¿Por qué algo “nos late”? ó ¿por qué decimos que tenemos una “corazonada” y no una “riñonada”? De acuerdo a investigadores en el tema, el corazón puede actuar como “otro cerebro”. El sistema nervioso que hay en el corazón lo habilita para aprender, reflexionar, recordar y tomar decisiones. Como bien lo dice Howard Math, pionero del Instituto HeartMath, la inteligencia del corazón es muy rápida, de alta velocidad, de naturaleza intuitiva. Hay que aprender a escucharlo y no subestimar las señales que nos manda.Escucha a tu intuición.
  1. El corazón es capaz de tomar decisiones: Todos sabemos lo que significa luchar contra lo que dice el cerebro y lo que dice el corazón, muchas veces no sabemos si poner más énfasis en nuestros pensamientos o en nuestros sentimientos. Si bien es cierto, operar con cualquiera de estos únicamente, nos puede llevar a malas decisiones. La inteligencia del corazón es muy práctica y nos da esa orientación que necesitamos para tomar las decisiones en la vida. El corazón puede influir en nuestra percepción y por tanto en las reacciones que tengamos y las decisiones que tomemos. Seguro has escuchado la frase “sigue a tu corazón”. Si nos permitimos tomar decisiones con el corazón y el cerebro, no solo nuestro cuerpo nos lo agradecerá sino que también habremos logrado una coherencia necesaria para el equilibrio de nuestra vida. En términos mercadológicos se sabe que muchas decisiones de compra se hacen a nivel emocional pero hoy en día los estudios científicos realizados alrededor del corazón comprueban que, en efecto, no nos equivocamos cuando tomamos decisiones con el corazón dada su propia inteligencia.
  1. El corazón es un órgano eléctrico: El corazón es uno de los órganos que más electricidad produce en nuestro cuerpo. De hecho, produce un campo electromagnético de 360 grados. Dependiendo de lo que estemos sintiendo, el campo electromagnético se reflejará estable o caótico ante los demás. ¿Te hace sentido que de pronto no tienes magnetismo o buena energía con algunas personas? o mejor aún, ¿por qué hay vendedores que logran esa empatía y conexión tan necesaria en ventas? Quizá sea porque su corazón está experimentando ciertas sensaciones positivas que se transmiten a los demás a través de la energía de su campo electromagnético. Es decir, si una persona tiene sentimientos de amor, gratitud, bondad, compasión esto genera una comunicación positiva entre el corazón, el cerebro y el resto del cuerpo, lo cuál se proyecta al exterior gracias al campo electromagnético. Sin lugar a duda esto puede ser un tema de interés para el entrenamiento en vendedores y profesionistas en general.
  1. El corazón ama la coherencia: Las investigaciones del HeartMath Institute proponen un estado fisiológico llamado “coherencia del corazón”, donde nuestro sistema de espíritu, corazón, nervios y cerebro entran en sincronización y alineamiento. Por ende, la coherencia del corazón nos permite manejar mejor nuestra emociones y conectarnos con la inteligencia intuitiva de nuestro corazón para tomar decisiones mucho más conscientes y con mayor efectividad. Si tienes sentimientos positivos esto empezará a crear una comunicación distinta entre el corazón, el cerebro y el resto del cuerpo; por lo que tu rendimiento y desempeño laboral será mucho mejor. Suena romántico, pero hoy en día la ciencia lo comprueba, y sin lugar a duda resulta fascinante.

 Blaise Pascal decía: “El corazón tiene razones que la razón desconoce” yo digo que nunca irás por el camino equivocado cuando tu corazón te grita que es el camino correcto. Aprendamos a escuchar las señales del corazón y subámosle el sonido cuando son positivas, magnéticas y de alta frecuencia vibracional.

Brigitte Seumenicht